Trabajos desde casa – Lo que hay que saber

Trabajos desde casaHoy por hoy los trabajos desde casa son una realidad para millones de personas. Cada vez más, las empresas buscan abaratar costos y una manera de lograrlo es delegando una buena parte de sus actividades a personal que trabaje a distancia para reducir sus gastos en infraestructura como oficinas. Esto es posible gracias a internet y sus tremendos avances en los últimos años.

Sin embargo, es conveniente definir en qué consiste por lo general un trabajo desde casa ya que mucha gente no tiene muy en claro cuáles son las diferentes modalidades de esta forma de trabajar y qué implican.

Trabajos desde casa

Un trabajo desde casa puede ser independiente o en relación de dependencia. En el primer caso se agrupan a los “freelancers”, personas que ofrecen un servicio determinado que puede ser otorgado a través de internet. Por lo general, estos servicios son especializados, como por ejemplo, redacción de contenidos, diseño gráfico, desarrollo web, etc. La modalidad “freelance” se caracteriza por la particularidad de que el proveedor de servicio suele responder a varios clientes en compromisos por proyecto; es decir, no existe un contrato por un período prolongado y la paga se realiza por cada proyecto por un monto predeterminado entre el proveedor y el cliente.

Por otro lado, también es posible trabajar desde casa en relación de dependencia. En este caso, quien trabaje desde su hogar será un empleado de una compañía o empresa determinada, con la diferencia que sus tareas (la totalidad de ellas o sólo una parte) las realizará desde su casa. Por lo común dichas tareas también se realizan en un ordenador. En la modalidad de trabajo desde casa en relación de dependencia, el empleado por lo general trabaja por una paga mensual predeterminada y debe cumplir objetivos específicos preestablecidos por la compañía a la que responde.

Si bien ambas modalidades difieren en algunos puntos, tienen en común algunas ventajas o beneficios. En los dos casos las personas que trabajan desde casa pueden administrar mejor su tiempo ya que evitar tener que desplazarse hasta un lugar de trabajo alejado del hogar, lo que casi siempre conlleva al menos varios minutos. De esta manera, no solo las compañías se benefician al ahorrarse los gastos que significan adquirir y mantener una oficina, sino también sus empleados, ya que a la larga el tiempo que se ahorran al no tener que transportarse desde su casa a una oficina puede ser bastante considerable.